Hace cuatro años que seguiste el túnel Ernesto

Foto: www.lahojadearena.com

Foto: www.lahojadearena.com

En una de esas pequeñas librerías clandestinas, donde encuentras libros viejos y polvo de otros mares, compré hace varios años “El túnel” del argentino Ernesto Sábato. Lo que más recuerdo del libro es esa sensación de pesadez y misterio que está alumbrando todo el tiempo. Además, aquella idea de que las personas que ves por el camino -y que no vuelves a encontrar en tu vida- son en realidad seres que se desvanecen en el aire, me pareció tan sobrecogedora que siempre voy con los ojos cerrados cuando viajo.

Sin duda, Sábato me atrapó. En su libro de ensayos “El escritor y sus fantasmas” me hizo caer en cuenta de lo trabajoso que es crear y de cómo dar muerte o vida no es tan fácil como se piensa. Escuché atentamente cuando me dijo que:

El hombre de hoy vive a alta presión, ante el peligro de la aniquilación y de la muerte, de la tortura y de la soledad. Es un hombre de situaciones extremas, ha llegado o estar frente a los límites últimos de su existencia. La literatura que lo describe e indaga no puede ser, pues, sino una literatura de situaciones excepcionales.

Y es que, a propósito de excepcionalidades… La tercera parte de “Sobre héroes y tumbas”: Informe sobre ciegos es bastante soberbia en su construcción, en su capacidad de ahogarme y de acalorar a cualquiera, sin importar lo que diga el hombre del canal de clima. Este es uno de esos libros a los que se regresa sin ropa, sin nada, porque pesa.

El queridísimo Ernesto, escritor, ensayista, físico y pintor, partió hace cuatro años. Pero este periodo no ha sido más que encuentros y reencuentros, de lectores que han llegado y otros que han retornado. Este ha sido tu momento Ernesto, tú que tanto reflexionaste sobre el tiempo y la vida, has logrado que para otros el túnel sea más llevadero.

 

Etiquetas

Es posible que te guste...

Encuesta

¿Qué te gusta leer con frecuencia?

Resultados

Loading ... Loading ...