7 portadas creativas e icónicas de tus libros favoritos

Hay portadas de libros tan bien hechas que no se te van a olvidar nunca. Te contamos sobre algunas de ellas y sus autores.

1. La naranja mecánica de Anthony Burgess

La naranja mecánica

Probablemente viste la portada creativa de esta obra de y pensaste que era un dibujo basado en la película de Stanley Kubrick de 1971.  Tendrías algo de razón, pero también como pasa cuando los libros se vuelven películas podrían haber utilizado uno de los fotogramas de ésta, ¿no? La idea del protagonista con su ojo enorme, su sombrero y demás sí sale de la película, mas la ilustración icónica la  realizó David Pelham, quien fue director de arte de la editorial Penguin Books en Reino Unido entre 1968 y 1979.  El ilustrador ha explicado en varias entrevistas que decidió crear la ilustración porque el departamento de producción de la película no les dio un fotograma y ellos querían ligar el libro al film y que coincidieran en las fechas de lanzamiento.

2. El Padrino de Mario Puzo

El padrino,libros sobre padres

Cuando nos hablan de El padrino (The Godfather) casi siempre la imagen que se nos viene a la cabeza la de esa mano de titiritero sobre las letras góticas del título. No muchos saben que el póster de la película de Ford Coppola toma la tipografía de la portada original del libro, y no al revés. Al genio al que le debes esa portada creativa, increíble y memorable es S. Neil Fujita, un estadounidense hijo de inmigrantes japoneses. Las letras cuyas lineas se alargan forman visualmente un revólver que da cuenta de lo que va la trama del libro.

3. El guadián entre el centeno de J. D. Salinger

El guardian entre el centeno

De entre los libros de Salinger este de 1951 es el más famoso. La novela tiene méritos propios, pero el diseño de esta portada creativa y clásica también. El ilustrador E. Michael Mitchell creó un mito con esta presentación de libro. El autor era muy quisquilloso con los diseños que acompañaban su obra, prefería los que los dibujos fueran solo trazos y algo de color. En cuanto a los textos que podían ir en el libro, también tenía sus restricciones, nada de biografías, citas u otros parecidos… Solo permitía que tuvieran el título respectivo y su nombre. Una anécdota interesante sobre esta portada  es que se supone que Salinger se negó a firmarle una copia del libro al ilustrador.

4. Farenheit 451 de Ray Bradbury

Farenheit 451

La portada creativa, clásica e icónica del famoso libro de Ray Bradbury fue la de su primera impresión. Los ilustradores encargados de su creación conjunta fueron Joseph Mugnaini y Joe Pernaciaro. En la imagen de la portada  se observa una metáfora visual del contenido de la novela donde los bomberos de Montag deben provocar incendios que destruyan los libros porque leer obliga a pensar y al pensar se pierde la ingenuidad que te da esa sensación de felicidad falsa. El título de ésta alude a la temperatura en la que  Bradbury creía se comienza a quemar el papel.

5. Miedo y asco en Las Vegas de Hunter S. Thompson

Miedo y asco en las Vegas

El artista Ralph Steadman no es ajeno a ilustrar clásicos de la literatura aparte de esta icónica portada también ilustró una versión de aniversario de Rebelión en la granja. En cuanto a la portada creativa de Miedo y asco en Las Vegas, el ilustrador quiso captar la esencia del viaje por Las Vegas que tienen los personajes principales de la novela donde estos consumen una gran cantidad de drogas, destruyen cosas y escandalizan a todo el mundo.

 6. El Hobbit de J.R.R. Tolkien

el hobbit

La portada creativa de este clásico de la épica fantástica de J.R.R. Tolkien fue hecha por su propio autor para la primera edición de ésta en 1937. Al momento de escribir esta novela Tolkien ya era un hábil artista amateur. Él realizó varias ilustraciones para acompañar su obra que en su primera edición incluía diez ilustraciones, dos mapas y una cubierta y sobrecubierta diseñadas por él mismo.

7. Un mundo feliz de Aldous Huxley

Un mundo feliz

En la portada original de este libro de 1932, Leslie Holland, logra recrear la extrañeza de ese mundo perfecto en el que nada malo pasa nunca y que, por esa misma razón, es que algo fundamentalmente malo ocurre: ese sitio donde tienes que pedir que poder enfermarte, por ejemplo. “¿Está apelando a su derecho de ser infeliz?”. El diseño de Holland logra poner nervioso a cualquiera que lo mire mucho tiempo, ese contraste poco natural entre luces y sombras tiene un efecto aterrador.

Etiquetas

Acerca: La Última Matrioska

Si estás buscando un nuevo libro para agregar a tu lista de lectura, este blog tiene la información que necesitas. "La Última Matrioska" te trae recomendaciones literarias, información de los ilustradores de tus libros favoritos, además de un espacio para que compartas tus microcuentos.

Es posible que te guste...

Encuesta

¿Qué te gusta leer con frecuencia?

Resultados

Loading ... Loading ...